« El Premio de la Paz a Obama continua con la tradición de dudosas decisiones | Inicio | Dicho y hecho... »

17 diciembre 2009