No hay peor sordo que el que no quiere oír