« Adios, soberano (I) | Inicio | Elecciones en Ecuador: El opio del pueblo’ »

30 septiembre 2007