« El gansgster iraní y sus cinco polémicas horas en Bolivia | Inicio | Adios, soberano (I) »

30 septiembre 2007