« Confeso y atrapado sin salida | Inicio | Rotunda lección para las FARC »

06 febrero 2008