« ¡Pobre la madre de Chávez! | Inicio | EE.UU.: Sector inmobiliario en demolición »

07 marzo 2008