« Wall Street, largá los tóxicos | Inicio | Donde las dan, las toman... pero a veces las pagan »

23 septiembre 2008

Comentarios