« Vaclav Klaus duda del peligro del calentamiento global en su libro "Planeta azul, no verde" | Inicio | El sueño petrolero de Lula »

18 septiembre 2008

Comentarios