« El Banco del Sur: Un arma finaciera al servicio de la Revolución Chavista | Inicio | Planes de rescate: El mantra de la desregulación »

29 octubre 2008

Comentarios