« El fracaso de un modelo matemático de riesgo estuvo detrás de la debacle de AIG | Inicio | El país que recibe Obama »

05 noviembre 2008

Comentarios