« Ecuador: Fin del mercado de capitales | Inicio | Olga Guillot y la libertad »

18 octubre 2009