« La saña contra Globovisión: Otra de Venezuela | Inicio | Wikileaks acaba con la diplomacia clásica »

30 noviembre 2010