« 2011: la propiedad seguirá acorralada | Inicio | La violencia de arriba engendra la de abajo »

31 diciembre 2010