« Chávez y la negación de su enfermedad | Inicio | Un presidente que perdió el libreto demasiado rápido »

31 agosto 2011