« No son recomendables las negociaciones con los malos | Inicio | El francotirador como necesidad social »

28 junio 2013

Comentarios