« Por qué y para qué “el muy bobito” asistirá a la cumbre de la CELAC | Inicio | Argentina: El fracaso de esos mocosos insolentes »

28 enero 2014

Comentarios